top of page


Una pequeña historia

Left hand. 4-11-17_edited_edited.jpg

Crecí en Guayaquil, Ecuador y fue a los 13 años de edad cuando comencé a tocar la guitarra. La guitarra de cuerdas de nylon es un instrumento muy popular en Latinoamérica, pero por alguna razón, hasta ese momento de mi vida, el instrumento no me había llamado mucho la atención.

 

El encuentro decisivo que sellaria mi interes por tocar este instrumento sucedió por casualidad. Un dia llegue a mi casa despues de la escuela y vi a mi madre tomando lecciones de guitarra de una señora que ella había contactado para las clases. Les pregunté si podía sentarme a escuchar la clase. Atento y en silencio presté atención a la explicación que la señora le estaba dando a mi madre sobre cómo sujetar la guitarra y cómo colocar los dedos de la mano izquierda sobre las cuerdas en los trastes. Recuerdo que le estaba explicando cómo tocar algo que se llamaba acorde. La señora no sabía leer música ni tenía una buena técnica de guitarra clásica, pero lo que fuera que le estaba explicando a mi madre mientras tocaba sonaba intrigante para mis oídos. Le pregunté a mi madre si yo también podía tomar clases y me dijo que sí.

 

Desafortunadamente, no recuerdo el nombre de la profesora, pero le estoy agradecido por los consejos que me dio de como tocar este instrumento. Admiraba los esfuerzos de mi madre por tratar de aprender a tocar la guitarra. Probablemente no lo habría aprendido yo mismo si no hubiera sido por su iniciativa de tomar las lecciones. Lamentablemente, unos meses después de dejar de tomar lecciones y dejar de practicar, dijo que había olvidado todo lo que había aprendido.

Fue en algún momento por esa época que The Beatles y The Rolling Stones se estaban convirtiendo en un fenómeno mundial. Las bandas de rock comenzaron a aparecer por todas partes. Las chicas también estaban entusiasmadas con la música rock. Muchas se convirtieron en las principales intérpretes de muchos grupos de Rock. Dicen que Grace Slick de Jefferson Airplane y Janis Joplin allanaron el camino para Patty Smith, Bonnie Raitt, Joan Jett y todas las rockeras que vinieron después. A principios de los años sesenta, miles de niños y niñas de todo el mundo decidieron aprender guitarra para poder tocar las canciones de sus bandas y cantantes favoritos. Por supuesto, todos querían tocar la guitarra eléctrica. El objetivo final en el proceso de aprendizaje era formar una banda de rock. 

Fui miembro de varias agrupaciones: Pajaros de Fuego (Firebirds) (Robbie García/Cantante principal, Alberto Vallarino (RIP)/Teclados, Roberto Vallarino (RIP))/Bajo, Fernando Rodríguez/Batería, Francisco Burgos/Guitarra The Corvettes (mismos miembros), The Chevelles (Kiko Andrade/Cantante principal, Glen Rumbea (QEPD)/Bajo, Ricardo Rivera/Batería, Francisco Burgos/Guitarra Por alguna extraña razón que nunca pude entender era que siempre elegiamos para los grupos nombres de modelos de autos!!! 

En los años sesenta, la música rock estaba dando un nuevo giro en la forma en que se escribía e interpretaba. Se empezo a incorporar más acordes y armonías a las canciones junto con melodías y letras inusuales. El código de vestimenta y los peinados también evolucionaron junto con muchos cambios sociales. La guerra de Vietnam continuaba y el movimiento por los Derechos Civiles cobraba impulso.

Aunque tanto los Beatles como los Stones tocaban la guitarra eléctrica, también tenían muchas composiciones en las que se usaban cuerdas de acero o cuerdas de nylon. Canciones como  “And I Love Her” , “'Til There Was You (Escrito por Meredith Willson )  "I've Just Seen A Face" ,  son solo tres de las canciones de los Beatles en las que se incluia guitarras con cuerdas de nylon y guitarras acusticas con cuerdas de metal. Permitanme hacer un pequeño parentises aqui. No podemos olvidar la contribución del músico/productor discográfico George Martin  al éxito de los Beatles como agrupacion con su participación como ingeniero de sonido en las grabaciones. Un músico de formación clásica que contribuyó con su conocimiento musical a dar forma al producto final de las grabaciones. 

Los Rolling Stones eran (y siguen siendo) un grupo de Rock fascinante. Aun disfruto de sus canciones como: “As Tears Go By” ,  “Sittin' On A Fence”  y "My Sweet Lady Jane" . En estas tres canciones hacen uso de la guitarra acústica. Escuchando a los Rolling Stones y notando la influencia que tenia el Blues en su música fue como empeze a escuchar a guitarristas de Blues como BBKing y Freddie King . Los dos "Kings" fueron mi punto de referencia en ese momento en lo que respecta a ese estilo musical.

Todos los muchachos en el barrio que tocaban la guitarra llegaron a conocer y dominar la escala pentatónica menor. Esta es una escala que utiliza cinco notas 1, 3, 4, 5 y 7 de la escala menor natural. ¡Solíamos incorporar la escala pentatónica en nuestras improvisaciones cada vez que habia una oportunidad. Era la unica escala que conociamos para improvisar! Sin embargo, para tranquilidad del lector con educacion musical, certifico que finalmente aprendimos otras escalas y nos comprometimos a escuchar a los guitarristas de blues con mas interes y tratar de aprender otros giros tecnicos, armonicos y melodicos en el Blues para mejorar nuestro estilo.

Bandas latinas como Los Iracundos (rock suave de Uruguay) eran muy populares entre los adolescentes de esa época en América Latina. Dos de sus canciones "Es la lluvia que cae" (Es la lluvia que cae)  y "Se que no volveras"  (Porque sé que no volverás) se convirtierón en éxito en todo el mundo de habla hispana en las Américas,  pero la música rock en inglés era una fuerza poderosa que no podía ser detenida. Así que tocamos y cantamos en inglés y español. La música del sitarista Hindu Ravi Shankar también estaba dando forma a los sonidos del rock. Tanto los Beatles como los Stones experimentaron con ese exótico y hermoso instrumento sonoro que se convirtió en una parte importante de la era musical del “Summer of Love”.

El folk-rock y la música "de protesta" también erán otra fuerza musical en aquellos días con cantantes y autores como Bob Dylan, Peter, Paul and Mary, y muchos otros. Cuando escuché a Paul Simon y su estilo de tocar la guitarra con los dedos (fingerpicking) en las canciones, escritas por él y cantadas junto con Art Garfunkel (Simon and Garfunkel) , sentí como si un imán gigante me hubiera halado hacia ese estilo. La forma de tocar la guitarra de Paul Simon fue una revelación. Una copia del primer álbum que hicieron “Wednesday Morning, 3 am” misteriosamente aterrizó en mi tocadiscos mientras vivía en Ecuador. Desde entonces he seguido escuchando las canciones que estaban en ese LP y nunca me he cansado de ellas ni de ninguna de las otras grabaciones que hicieron como dúo. Me sabía cada canción de memoria. La primera vez que llegué a la ciudad de Nueva York en 1969, me dirigí directamente al East Village. Era Importantisimo para mi ir a Bleecker Street. Como decia la cancion:  (“…Fog’s rollin’ in off the East Riverbank….like a shroud it covers Bleecker Street…”) Tenia que darme un paseo hasta el East River y respirar el aire sagrado que para mi persona, solo esa calle lo tenía. Quería palpar (dificil en un poema tan personal) la magia que describía Paul Simon en esa canción con el mismo nombre de la calle. ¡No hace falta decir que "I was feeling Groovy!"

Entre las muchas canciones que Paul Simon escribió durante sus primeros años, “Kathy's Song” fue una de mis favoritas. La compusó mientras estaban en Londres. La canción fue dedicada a Kathy, su amor en ese momento. Me gusta esa canción. El sonido de la guitarra es simple y hermoso. La letra es poética y la melodía ayuda a realzar la poesía de la letra (o es al reves?) Decidi aprender a tocar esa canción la primera vez que la escuché. No ha perdido ni un ápice de su poder poético a lo largo de los años.

Siempre me llamo la atención el tono dulce que produce la guitarra de cuerdas de nylon y las guitarras acústicas. Indudablemente, también me gusta la guitarra eléctrica, pero mi interés en la guitarra acústica y clásica de cuerdas de nylon siempre esta presente. Mientras vivía en Nueva York se produjo un nuevo cambio en mi gusto musical o debería decir que añadí un estilo/plato musical complejo al menú. Escuché tocar a Andrés Segovia . en un disco LP cuya portada me habia llamado la atencion. Un dibujo de la cara de Segovia cubierta por unos trazos de lineas de distintos colores. Recuerdo vívidamente que estaba expuesto en el escaparate de una tienda de música por la que pasaba todos los días de camino a la estación de metro. Había oído que era uno de los grandes guitarristas clásicos (¿había otro tan famoso como él?) Tenía curiosidad por escuchar la grabación y tratar de forjarme una opinión personal. Tan pronto como tuve algunos dólares en mi bolsillo compré el LP. No me arrepiento. Fue una sabia inversión financiera.

 

El contenido musical del LP me impactó.  Pasaba horas con el oído pegado al tocadiscos y la guitarra en la mano, tratando de aprender de oído algunas de las piezas que tocaba en ese LP. Pronto me di cuenta de que no había forma de aprender estas piezas de oído. Entre los temas del LP, estaban Pavanas de Milan, Mallorca de Albeniz , Variaciones y Fuga sobre un tema de Haendel de Harris y muchas otras bellas obras musicales de compositores de los que nunca había oído hablar.

 

La expresividad del toque de Segovia y su virtuosismo técnico pintaban un paisaje musical que mis oídos no podían creer. No concebia que tantos sonidos, y la impresion de que habian dos, tres y cuatro guitarras tocando al mismo tiempo, salieran de tan solo una guitarra. La forma en que Segovia interpretaba la música abrió una puerta que me mostraba de que había una y mil maneras de comunicar ideas musicales tocando este instrumento tan"simple" que resultó ser capaz de una enorme complejidad musical. No podía entender cómo una persona podía hacer que una guitarra sonara como toda una orquesta. Me enamoré de la música de Bach, Ponce, Villalobos y muchos otros compositores que hasta entonces no sabía que existían. Quizás Bach fue el único nombre que reconocí. Supe que había muchos compositores que habían escrito música para guitarra a pedido de Segovia. Algunos de ellos eran guitarristas y otros como Mario Castelnuovo Tedesco y Joaquín Rodrigo eran pianistas/compositores. Rodrigo y Castelnuovo Tedesco escribieron dos de los Conciertos para guitarra y orquesta más populares de todos los tiempos. El Concierto de Aranjuez y el Concierto en re mayor para guitarra y orquesta.

Escuchar a Segovia tocar me motivó para tomarme en serio el estudio de la guitarra y pensar en una carrera profesional con la música (y la guitarra). Había demasiados detalles musicales y técnicos que no podia aprender por mi cuenta. Así que el siguiente paso lógico era buscar un profesor con experiencia en la técnica de la guitarra clásica. ¡Necesitaba un maestro de inmediato!  Si no me equivóco necesitaba conseguir un profesor ese mismo día. Tal era la obsesión! Bajé las escaleras y recogí copias del New York Times y The Village Voice para buscar un maestro.

 

Encontré a un profesor que tenía un estudio en el edificio Carnegie Hall. ¡¡Excelente!! ¡Un guitarrista clásico que tenía un estudio en el mismo edificio donde tienen lugar algunos de los mejores conciertos!  ¡Ese detalle me gustó! Inmediatamente comencé clases particulares con Elena Valdi. Ella era una excelente guitarrista y profesora. Me encantaba ir a sus clases. Recuerdo que subía las escaleras del digno edificio de dos en dos (apurado para no llegar tarde a clase) y me encontraba en la subida o en la bajada con un desfile de gente cargando clarinetes, violines, violonchelos, trompetas. , y muchos otros instrumentos. Había una energía musical y artística que se sentia dentro de ese edificio. Todos estábamos unidos por la música. De camino al estudio de Elena, pasaba por muchos otros estudios donde se enseñaban diferentes instrumentos y tambien clases de canto. Los sonidos musicales que salían de esas habitaciones eran pura poesia para mis oidos.

 

Central Park estaba a pocas cuadras de distancia y las clases de los domingos por la mañana durante los meses de invierno en Nueva York añadían un toque mágico a la experiencia. Joseph Patelson Music House estaba al otro lado de la calle. Era una parada obligatoria después de la clase ir a esa tienda. Me encantaba ir y chequear los escaparates y mostradores, con sus cajas y espacios alineados, que contenían partituras. Queria saber qué había llegado de nuevo a la tienda.

El luthier Juan Orozco también tenía su tienda al otro lado de la calle. Moondog había estado parado en la Sexta Avenida desde fines de la década de 1940, no muy lejos del Carnegie Hall, vistiendo su atuendo vikingo. Muy pocas personas sabían que era un compositor respetado. Finalmente,  Philip Glass lo invitó a dirigir su música (la de Moondog) con la Orquesta Filarmónica de Cámara de Brooklyn. ¡Todo era perfecto!  Nunca me imagine que años más tarde daría mi concierto debut en el Carnegie Recital Hall de la ciudad de Nueva York y como regalo a los pocos dias de haber dado concierto un estupendo escrito en The New York Times por el critico de musica clasica Peter G. Davies.  sobre mi actuacion en el Carnegie Recital Hall.

Después de mi estadía de 2 años en Nueva York y tomando lecciones durante varios meses con Elena, decidí estudiar música. Tuve la oportunidad de ir a España en 1971 para estudiar con Demetrio Ballesteros en el Real Conservatorio Superior de Música de Madrid, España. Escribiré en otro momento sobre mi experiencia española. Ese también fue un viaje interesante, pero la ciudad de Nueva York siempre tendrá un lugar especial en mi vida.

bottom of page